fbpx

Elegir un hotel en una gran ciudad como Kuala Lumpur no siempre es fácil. La oferta es increíblemente amplia y uno nunca está seguro de si está tomando la decisión correcta. ¿Las habitaciones serán tal y como salen en las fotos? ¿Estará cerca del centro? ¿Qué tal estará el desayuno? Es precisamente por esta razón, que cuando encuentro un hotel que me gusta especialmente, me encanta compartir mi experiencia para inspirar a otros viajeros y enseñarles lo que he encontrado.

KL Journal, una joya en el centro de Kuala Lumpur:

Kuala Lumpur es una de las grandes capitales de Asia. Cuando no conoces un destino de primera mano, en ocasiones es difícil estar seguro de la zona en la que está localizado el hotel es realmente céntrica, o si por el contrario, está en medio de la nada. En el caso del KL Journal, sin duda, acertamos de lleno.

El hotel se encuentra a unos pocos pasos de la parada de tren de Bukit Bintang, justo al lado de su icónico cruce que me recuerda increíblemente al Picadilly Circus de Londres, por sus enormes paneles luminosos.

En esta zona puedes encontrar de todo: restaurantes de todo tipo, centros comerciales, e incluso, un mercado nocturno en el que comprar comida a pocos pasos del KL Journal. A continuación, adjunto una lista de puntos de interés cercanos al hotel:

  • Restaurantes fast food: Mcdonald’s, KFC, Burguer King…

  • Alor Street Food Night Market (Mercado nocturno).

  • Plaza Low Yat: El más famoso centro comercial especializado en electrónica de Kuala Lumpur. Aquí conseguí un teléfono móvil 50 € más barato que en España. Sin duda vale la pena echarle un ojo.

  • Lot 10 (centro comercial).

Aunque estos son los puntos más cercanos que puedes hacer andando, el metro te da la facilidad de poder llegar a casi cualquier lugar de interés en poco más 10 minutos desde Bukit Bintang.

El diseño del KL Journal:

Pero sin duda, una de las cosas más increíbles del KL Journal, a parte de su fabulosa localización, es su diseño. La verdad, es que cuando entré en el hotel me quedé totalmente maravillada. Todo el edificio está concebido de una forma industrial, pero igualmente glamurosa. Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo algunas fotos del hall para que comprobéis por vosotros mismos la belleza del KL Journal.

Habitaciones:

Existen unas 112 habitaciones repartidas en 11 plantas, aunque la última está reservada únicamente para la piscina y el gimnasio. Nosotros nos encontrábamos en la quinta planta, que aunque no es de las más altas, es suficiente para disfrutar de las maravillosas vistas de la ciudad.

¡Recibe hoy tu guía!

Todas las habitaciones cuentan con unos grandes ventanales desde los que observar los asombrosos edificios de Kuala Lumpur, lo que es bastante de agradecer. La habitación era muy agradable y acogedora. Contaba con un minibar y un sofá localizado justo al lado del gran ventanal a la calle. Pero sin duda, una de las mejores cosas era el colchón de la cama, ¡de los más cómodos que he probado!

El baño merece una mención a parte ya que era simplemente espectacular. El hotel ofrece toda clase de artículos de aseo, ¡de bastante calidad por cierto! El espejo dispone de unas luces frontales que te permiten maquillarte y ver hasta el último poro de tu piel. Pero me llevé una sorpresa al ver la ducha efecto lluvia. Aquí os dejo un vídeo que publiqué en mis stories de Instagram, donde a parte de comprobar que era bastante espaciosa, ¡podéis ver como estaba integrada en el propio techo!

Aquí os dejo los precios de las habitaciones con desayuno incluido a 2018 (en euros):

  • Habitación doble con cama extragrande: 82€

  • Habitación superior deluxe: 103€ 

Amenities y servicios:

Por si no fuera suficiente, el KL Journal también cuenta con varios servicios bastante interesantes.

  • Desayuno: El desayuno va incluido en el precio de la habitación. El diseño del restaurante Kedai Kopi Journal ,va acorde a la estética de todo el hotel. En él puedes pedir un desayuno base a la carta, pero además también puedes servirte toda clase de comida de un enorme buffet donde encontrarás prácticamente de todo! ¡Incluso tenían una fondue de chocolate!
  • Workers Zone: El hotel también pone a la disposición una zona especial para aquellos nómadas digitales (como una servidora), que siguen trabajando mientras viajan.

    Workers Zone

  • Grill- Terraza: El KL Journal también dispone de una terraza muy agradable, donde además, podrás degustar algunos deliciosos platos. A tu llegada, te ofrecerán una bebida de bienvenida que podrás tomar en este maravilloso lugar.

  • Gimnasio – Piscina: Lamentablemente, la última planta estaba en obras durante nuestra estancia y no pudimos ver ni el gimnasio ni la piscina, aunque he visto en algunas fotos que las vistas son maravillosos. Aquí os dejo algunas fotografías que he encontrado por internet.

    Fuente: Tripadvisor.

    Fuente: Tripadvisor.

     

  • Wi-fi de alta velocidad en todas las habitaciones: Internet es un servicio indispensable para aquellos que trabajamos online. Sin lugar a duda, el KL Journal tenía uno de los mejores servicios Wi-Fi que encontré durante todo mi viaje por Malasia.

Conclusión:

En definitiva, el KL Journal me sorprendió gratamente. Creo que es una excelente opción para aquellos que buscan una acomodación y servicios de lujo, a unos precios bastante asequibles. Sin duda, si volviera a ir a Kuala Lumpur, escogería de nuevo este hotel, no solo por su comodidad, sino que también por su excelente ubicación.

Sitio web: http://www.kljournalhotel.com/