fbpx

En la vida de un blogger existen una infinidad de tareas que debes llevar a cabo: escribir posts, editar fotografías, contestar comentarios, estar activo en redes sociales… Con todo esto, es realmente complicado mantenerse productivo con un blog.

Reconozco que en mi caso, muchas veces llego a sentirme desbordada por el volumen de trabajo que tengo siempre entre manos. Y este estrés acaba provocando lo inevitable: que no publique en mi blog todo lo que me gustaría.

Es por esta razón que últimamente he ido investigando y probando varias técnicas y trucos que me permitan ser más productiva con mi blog.

De hecho, desde que he ideado este método de organización y productividad, he conseguido aumentar la frecuencia de publicación en mi blog de una forma increíble.

En otoño publicaba un post (con suerte) al mes, mientras que ahora mismo estoy publicando unos 3 artículos a la semana. Sorprendente, ¿verdad?

“¡¡¡Madre mía!!! ¿y cómo lo has hecho?”, te estarás preguntando. Bueno, eso es precisamente de lo que te vengo a hablar hoy.

Si eres un blogger desesperado que desea ser más productivo (no importa si estás o no en el nicho de viajes), estoy segura de que estos 5 trucos te serán de gran utilidad.

¿Ansioso por conocerlos? ¡Empezamos!

Haz lluvias de ideas

Seguramente alguna vez habrás oído esta frase de Pablo Picasso:


“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

Pablo Picasso,

Pues no podría ser más cierto.

¡Recibe hoy tu guía!

Hay veces que una idea puede llegar a tu mente de pronto, y necesitas anotarla inmediatamente antes de que desaparezca de tu mente.

Esto es algo que a mí me ocurre con frecuencia, es por eso que tengo una multitud de métodos de anotación para que no se me pierda nada.

Sin embargo, la mayoría de las ideas que me llegan a la mente vienen todas de golpe. En otras palabras, una idea llama a otra idea, y luego a otra, y luego a otra más.

Hasta que tienes un montón de ideas frescas y creativas para empezar a trabajar. Igual que el dinero llama al dinero, la creatividad llama a la creatividad.

Precisamente por esta razón las lluvias de ideas (o brainstorming) son una herramienta muy interesante para poder generar un montón ideas en un corto espacio de tiempo.

Normalmente, este método se utiliza en equipos de trabajo con el propósito de dejar fluir la creatividad de todos los miembros sin juzgar lo que nazca de ella.

Sí, ya se que tu no cuents con un equipo de varias personas. Pero eso no importa, porque puedes hacer lluvias de ideas contigo mismo.

Para ello, a mí me gusta utilizar una pizarra blanca y escribir todo lo que se me ocurra para luego reordanarlo y organizarlo en mi cuaderno de artículos pendientes.

Por ejemplo, si veo que voy escasa de ideas para la categoría de Travel Hacking, me pregunto: “¿qué puede interesarle a la gente?”

  • Vuelos baratos.
  • Hoteles baratos.
  • Descuentos.
  • Gangas.
  • Destinos económicos.
  • Actividades gratuitas.
  • Etc.

Y de ahí empiezo a sacar artículos:

  • Cómo dormir gratis en Londres.
  • Trucos para conseguir vuelos baratos.
  • X cosas que puedes hacer para conseguir tal o cual cosa gratis mientras viajas.
  • Etc.

Te aseguro que si dedicas todas tus energías a generar ideas para tu blog, en poco más de 5 minutos tendrás el contenido de todo un mes resuelto.

Otras formas de generar ideas para tu blog:

Aunque las lluvias de ideas son mi herramienta principal para encontrar nuevos temas de los que hablar, también utilizo otras que me van de fábula:

  • Pinterest: para mí, una de las redes sociales más infravaloradas de internet. De aquí saco inspiración fotográfica, ideas para mi blog, y además, encuentro un montón de información interesante de una gran variedad de temas. Puedes echar un ojo a mis tableros y ya de paso seguirme en mi perfil y empezar a coleccionar pines.
  • Comentarios de la audiencia: cuando tus lectores aman tu contenido, suelen pedirte que hables de ciertos temas o te preguntan acerca de cuestiones concretas. Escúchales y te ganarás su corazón. Además, si alguien te ha preguntado por algo, es probable que ese tema sea de mucho interés para tu público objetivo.
  • Inspiración viajera: encontrarse en un lugar lejano y exótico puede inspirar a cualquiera. Por ejemplo, cuando fui a Galway el pasado diciembre no tenía mucha idea de lo que iba a escribir. Una vez allí, me sorprendió la cantidad de lugares fotogénicos que había en la ciudad y los alrededores. Fue cuando decidí que tenía que escribir una guía sobre los lugares más fotogénicos y pintorescos de Galway para que gente a la que le gusta hacer fotos como yo, pudiera encontrarlos sin problema.

Haz un calendario editorial y multiplica tu productividad como blogger:

Esta es una parte esencial si quieres conseguir cierta disciplina y compromiso contigo mismo.

Con un calendario editorial podrás organizar el contenido que vas a compartir en los próximos meses y tendrás una guía que te servirá para ir hacia adelante.

En mi caso, al final de cada mes, hago una lista de todos los artículos que me gustaría publicar para el siguiente.

Las ideas las saco de lo que he podido recolectar de mis lluvias de ideas y de las ideas fortuitas que acuden a mi mente, y que por supuesto, también anoto.

Con todo eso me hago un planning de lo que voy a escribir en la próximas cuatro semanas, y establezco un día de publicación para cada uno de los temas.

De esta forma, no tengo que perder el tiempo pensando cada día: “¿de qué voy a escribir hoy?”

Para hacer tu calendario editorial tienes dos formas de elaborarlo:

  • En formato digital, con un excel o app de las muchas que hay en internet.
  • En formato analógico, con una libreta o pizarra magnética.

Personalmente, yo prefiero el método analógico.

Al escribir de mi puño y letra todo lo que voy a hacer me da la sensación de que mis ideas son más reales y palpables. Nunca me han gustado las pantallas cuando se trata de organización y productividad.

Sin embargo, a mucha gente le funciona, así que no lo descartes tan rápido.

Todo es cuestión de probar y experimentar.

No hagas multitasking

Ya se que es tentador, pero no hagas multitasking. Por favor.

Puede darte la falsa ilusión de que eres más productivo. Pero para nada.

Uno de los errores que cometen los blogger y escritores novatos es editar y corregir mientras escriben.

Te puedo asegurar que ningún, NINGÚN, escritor profesional hace eso. La razón es muy simple, y es que de esta forma lo único que consigues es tardar el doble en acabar un texto con peores resultados.

Para que te hagas una idea, mi método de trabajo es el siguiente:

  • Hago un esquema de las ideas que quiero tratar, además de varios subtítulos para tener una guía de escritura.
  • Si es necesario, busco información sobre algunos puntos y consulto fuentes de referencia.
  • Escribo TODO el artículo del tirón. Sin detenerme ni para poner negritas ni para corregir faltas de ortografía.
  • Lo releo y completo algunos apartados con más información, si es necesario.
  • Lo corrijo de arriba a abajo para asegurarme de que no hay faltas ortográficas.
  • Formateo el post con negritas, añado los subtítulos y le doy forma.
  • Lo vuelvo a releer en voz alta.
  • Añado imágenes y otros archivos de media.

Y listo, ya tengo mi artículo.

Normalmente, después de hacer todo eso dejo que pase un día para poder releerlo de nuevo y corregir lo que sea necesario antes de publicarlo definitivamente.

Te aseguro que este es uno de los métodos de escritura más productivos que hay. No por que lo diga yo, sino porque es uno de los más utilizados por escritores de todo tipo: desde novelistas hasta redactores de revistas del corazón.

Ya te he contado alguna vez que además de mi propio blog, también escribo como redactora para otros muchas páginas web, con lo que al cabo del día acabo redactando una ingente cantidad de palabras.

Este método me ha ayudado a poder escribir unas 10.000 palabras diarias, corregirlas y formatearlas, y todo ello manteniendo una calidad excelente.

Si estás comprometido con aumentar tu productividad en el blog, entonces de verdad necesitas dejar a un lado el multitasking y centrarte en la acción que estés desempeñando en ese momento.

Intercala diferentes tipos de artículos para no menguar tu motivación

No todos los artículos necesitan del mismo esfuerzo y tiempo para ser escritos.

Algunos requieren de muchas horas de investigación y redacción, y otros en cambio pueden rematarse en poco más de 2 horas.

Como ser blogger puede llegar a ser una profesión absorbente y bastante dura, te recomiendo que te pongas las cosas fáciles a ti mismo y no te exijas más de lo que puedas abarcar.

No quieres acabar odiando algo que te gusta solo por presionarte demasiado, ¿verdad?

Es por eso que te recomiendo que para ser medianamente activo en tu blog, intercales distintos tipos de artículos para poder mantener un ritmo de publicación adecuado.

No es necesario que todos tus posts sean mini guías de 5.000 palabras.

Sí, todos sabemos que este tipo de material posiciona estupendamente en los buscadores de Google, pero, ¿quién puede publicar 7 artículos semanales de esa longitud? Ya te digo yo que sin ayuda, absolutamente nadie.

Para ello, te recomiendo que vayas intercalando posts de distinta longitud y dificultad.

Por ejemplo, si hoy has posteado una súper guía sobre Tokio de 4.500 palabras que te ha llevado 3 días de redacción, mañana date un respiro y escribe algo más corto y sencillo de entre 1.000 -1.500 palabras.

De esta forma, conseguirás no quemarte antes de tiempo y disfrutarás muchísimo más de tu trabajo como bloguero.

Las rutinas dan poder

Escribir es un hábito. Y por ello, te recomiendo encarecidamente que escribas todos los días.

No solo porque te dará más soltura y rapidez, sino porque también te ayudará a construir una rutina y serás mucho más productivo como blogger.

Pero eso no es todo, ya que existen un montón de variables que influyen en tu eficiencia como escritor, y una de las más relevantes es la hora del día en la que te pongas a trabajar.

Es por esta razón que te recomiendo que selecciones tus horas más productivas del día para poder dar lo mejor de ti.

Normalmente, el momento pico de productividad suele ser por la mañana.

De hecho, la mayoría de escritores profesionales se levantan antes del amanecer para poder darle caña al teclado mientras el resto de la humanidad sigue sumida en sus sueños.

Sin embargo, esto no es una ciencia exacta, y no hay un método definido que pueda servir a todo el mundo.

La mayoría de personas simplemente no saben cuándo son más productivos o creen que su energía sube durante las horas nocturnas.

Pero si quieres saber un poco más sobre el tema, aquí te dejo un artículo muy interesante del blog de Evernote que habla acerca de las horas más productivas del día para trabajar.

No obstante, ten en cuenta que la escritura es un trabajo creativo. Y que como cualquier oficio de este tipo, el estrés ahoga la creatividad.

Así que no seas demasiado estricto con tus horarios de escritura ni te obligues a levantarte a las 5 am solo porque crees que solo así conseguirás ser más productivo.

Claro que deberías probarlo, ya que puede que ese tipo de rutina funcione en tu caso, sin embargo, si te presionas demasiado siempre corres el riesgo de quemarte y hacer que odies tu propio oficio.

Y ni tú ni yo queremos que eso ocurra, ¿verdad?

¡Pues eso ha sido todo por hoy! Si tienes algún truquito que a ti te sirva de ayuda no dudes en compartirlo en los comentarios.

Si veo alguno que me parezca interesante, actualizaré el post y lo añadiré (mencionándote por supuesto) para que todos los demás blogueros viajeros podamos aplicarlo y mejorar así nuestra productividad.

¡Nos vemos en el próximo post!

Cómo ser más productivo con tu blog.