Inglaterra,  Londres,  VIAJES

Parques en Londres: guía completa para visitar los 6 mejores

Lo cierto es que he perdido la cuenta de las veces que he visitado Londres, pero debo reconocer que aún sigo estando lejos de haber explorado todos sus rincones. Y es que una de las preguntas que más se repiten las personas que van a visitar esta capital por primera vez es: ¿qué ver en Londres?

En Londres encontrarás un montón de museos, monumentos y puntos de interés que están dispersados por toda la ciudad, no sin contar algunas calles y cruces preciosos que no te puedes perder. ¡Ah! Y por supuesto, sus numerosos y espectaculares parques.

La realidad es que escoger qué ver en Londres puede llegar a ser una misión imposible. Por eso, al ser esta mi capital europea favorita, me he propuesto crear un guía donde hablaré de mis lugares de la ciudad favoritos, recomendando los mejores para que tú también puedas disfrutar de esta capital en todo su esplendor.

En este primer artículo hablare sobre los mejores parques de Londres. Las zonas verdes en esta ciudad son incontables, lo que hace que sea muy difícil poder verlos todos en una sola visita. Para ahorrarte algo de tiempo, aquí tienes mi selección con los 6 mejores parques de Londres que no te puedes perder:

Hyde Park; el parque más famoso de todo Londres

Si tuviera que definir este lugar con una palabra esa sería ENORME, o como dicen los ingleses: HUGE. De hecho, es uno de los parques más grandes de Londres con un total de 2,53 kilómetros cuadrados, con lo que si estás pensando en recorrerlo todo, ten en cuenta que te va a llevar una tarde prácticamente entera. Yo lo he hecho y debo reconocer que resulta una caminata más que agradable.

La historia del parque se remonta al siglo XVI, cuando Enrique VIII (sí, el que se separó de la Iglesia Católica para casarse varias veces y decapitó a su esposa Ana Bolena) adquirió la mansión de Hyde y cerró el terreno para utilizarlo como coto privado de caza. Actualmente es uno de los nueve Parques Reales de Londres, que aunque son de uso público, siguen perteneciendo a la Corona Británica.

El parque es vasto y muy abierto, es decir, no hay mucha frondosidad de árboles como en otras zonas verdes que podamos ver en esta ciudad. Hay diversos recorridos y caminos por los que ir y descubrir rincones secretos. Además, aquí conviven numerosos animales como patos, cisnes y ardillas (como en la gran parte de los parques londinenses).

Por lo que respecta a los puntos de interés, el más llamativo y evidente de todos es su icónico lago Serpentine que además es un elemento natural que divide el parque en dos. Si te acercas a su orilla seguro que te encontrarás con montón de familias con niños que han ido a disfrutar de la tarde, además de personas que toman asiento en uno de sus bancos o directamente en el césped mientras admiran la belleza del lago.

Otro de los puntos de interés más llamativos es el Speaker’s Corner, o rincón del orador, una zona ubicada cerca de la entrada de Marble Arch donde las personas pueden empezar una conversación o debate acerca de temas que pueden llegar a ser conflictivos como la política o la religión. Cuenta la leyenda que existe inmunidad legal con respecto al discurso, exceptuando aquellos diálogos que supongan una ofensa en algún sentido a la tan amada y respetada Corona Británica. Sin embargo, creo que esto es tan solo eso, una simple leyenda.

Aquí también podremos encontrar la Diana Princess of Wales Memorial Fountain, una fuente construida por Gustafson Porter en honor y memoría a la queridísima Lady Di.

¡Recibe hoy tu guía!

Por último, me gustaría compartir un pequeño lugar secreto que descubrí en mi última visita a la ciudad y que me conmovió enormemente. Este no es otro que el cementerio de mascotas, un curioso espacio escondido en Hyde Park donde durante la época victoriana se enterraban las mascotas de las familias que vivían en la zona. Es un sitio difícil de encontrar así que dedicaré otro post a hablar sobre él. Sin embargo, es dejo algunas fotografías que pude tomar aquel día.

Kensington Gardens; unos jardines de diseño en el corazón de Londres

Pegado al Hyde Park encontramos los Kensington Gardens que a su vez forman parte del recinto del Kensington Palace, un palacio del siglo XVII que es también la actual residencia de los duques de Cambridge.

A diferencia de Hyde Park, los Kensington Gardens no son técnicamente un parque, sino unos jardines. De hecho, en el pasado este espacio formaba parte de Hyde Park, hasta que se separó de este para construirse el precioso oasis urbano que podemos encontrar en la actualidad.

Este espacio ofrece una multitud de puntos de interés muy llamativos como las Serpentine Galleries, un museo sobre arte contemporáneo y arquitectura que adoptó el nombre del icónico lago que se encuentra en este lugar.

Frente al palacio de Kensington encontraremos una imponente estatua de la Reina Victoria que bien merece una visita. Siguiendo con los monumentos monárquicos, vale la pena admirar el Albert Memorial, uno de los más vistos de toda la ciudad que fue erigido en honor al príncipe Albert. Este se encuentra justo enfrente del Royal Albert Hall, uno de los auditorios más importantes del mundo que ha cobijado a grandes artistas de talla internacional.

Los enamorados de los cuentos infantiles se sorprenderán al encontrarse con una tierna estatua de Peter Pan escondida en pleno parque. Lo cierto es que su autor, James Matthew Barrie, se inspiró en este mágico entorno para escribir algunas escenas de su mágica historia.

Por último, mencionar el Diana Memorial Playground, un parque de juegos en forma de barco pirata construido en honor a la Princesa Diana especialmente diseñado para el uso y disfrute de los más pequeños.

Regent’s Park; el hogar del zoo más antiguo del mundo

Se trata de otro de los grandes Parques Reales de la electrizante ciudad de Londres. A diferencia de los dos anteriores, este está ubicado en la zona norte de la ciudad, aunque sigue siendo bastante céntrico.

Esta zona verde fue parte de la Corona Británica desde que Enrique VIII se apropiara de ella durante su reinado para utilizarlo como coto de caza, igual que ocurrió con Hyde Park. No obstante, hubo un período en el que su superficie se arrendaba en pequeñas parcelas para cosechar paja y producir leche. Esto acabó en 1811, cuando Jorge IV encargó al arquitecto John Nash que remodelara el lugar, y aunque posteriormente otros arquitectos tomaron su relevo, el parque acabó con la estética que podemos admirar hoy en día.

Su área es de 1,6 kilómetros cuadrados, con lo que si tienes intención de explorar todos y cada uno de sus rincones, lo tendrás bastante fácil. Una de sus características más llamativas es que cuenta con dos círculos que lo rodean: el Outer Circle, la ronda exterior; y el Inner Circle, la ronda interior.

Aquí también podemos encontrar el legendario Zoo de Londres. Aunque no soy muy fan de estos lugares, es bien cierto que al visitar la zona norte de Regent’s Park y pasar delante de su puerta, no pude evitar acordarme con nostalgia de las escenas de la primera película de Harry Potter que fueron rodadas en este espacio. Por otra parte, cabe destacar que el Zoo de Londres es también un espacio histórico ya que estamos hablando de nada más ni nada menos que el zoo más antiguo del mundo.

Cualquier parque urbano que se precie funciona también como un pulmón de la ciudad, y este no es la excepción. Todos los días Regent’s Park recibe una multitud de personas que se acercan a disfrutar de un edén de naturaleza escondido en plena ciudad. Si lo visitas al mediodía, podrás comprobar como disfrutan los londinenses de un almuerzo al aire libre.

Por otra parte, este parque también es uno de los espacio favoritos para practicar deporte: hockey sobre hierba, fútbol, running, rugby, y toda clase de ejercicios al aire libre. Además, en Regent’s Park también tendrás la posibilidad de deleitarte con un agradable paseo en barca por su Boating Lake.

Vale la pena hacer una mención especial al teatro al aire libre de Regent’s Park del que se puede disfrutar tan solo durante los meses de verano. De hecho, es uno de los atractivos más demandados de la ciudad, que todos los años congrega a una multitud de personas dispuestas a disfrutar de este arte en un lugar con tanto con encanto como este parque.

Holland Park; el parque menos conocido de Londres

Debo reconocer que personalmente siento bastante debilidad por este parque, ya que sin duda, es mi favorito de toda la ciudad. Lo mejor de todo es que el Holland Park es bastante desconocido, con lo que no suele estar muy concurrido sin importar la época del año en la que te encuentres.

Para llegar a Holland Park deberemos dirigirnos a la zona donde se encuentra el pintoresco y cinematográfico barrio de Notting Hill. La verdad es que el parque está algo escondido, con lo que no es fácilmente visible desde las calles principales.

La zona toma el nombre de Holland House, una increíble mansión que se erigió durante muchos años dentro de los terrenos, pero que acabó por ser destruida durante los bombardeos del 1940.

Mis impresiones la primera vez que entré en este espectacular espacio, era que había salido de la ajetreada ciudad de Londres para meterme de lleno en un frondoso y enigmático bosque. El parque es totalmente espléndido, y como todas las demás zonas verdes de la ciudad, este también se encuentra extremadamente cuidado. No puedo evitar sentir un poquito de envidia al comprobar los parques tan impresionantes que hay en Londres.

Hay muchos puntos de interés dentro del recinto como su ajedrez gigante, el teatro al aire libre o sus diversas instalaciones para practicar deporte.

Sin embargo, el lugar que sin duda se lleva la palma es el Kyoto Garden, un jardín japonés absolutamente mágico que no dejará indiferente a nadie. No quiero dar demasiados detalles de lo que encontrarás allí ya que prefiero que sea una sorpresa igual que lo fue para mí. No obstante, te recomiendo encarecidamente que no te pierdas esta joya ya que estoy completamente segura de que quedarás totalmente hipnotizado con su belleza.

St James’ Park y Green Park; los parques del Buckingham Palace

Aunque teóricamente se trata de dos parques distintos, voy a englobarlos en uno solo ya que ambos se encuentran prácticamente pegados.

St James’ Park y Green Park se ubican muy cerca de Hyde Park y del exuberante Buckingham Palace. De hecho, la entrada al Green Park está justo delante del palacio, con lo que suele ser muy habitual que las personas que acuden a disfrutar del espectacular cambio de guardia se coloquen en esta zona.

Por lo que respecta al Green Park, francamente no hay mucho que contar sobre él. En el pasado había presumido de albergar algunos puntos interesantes como estatuas o el Templo de la Paz, que curiosamente acabó por explotar y destruirse por completo en 1749 a causa de unos fuegos artificiales.

Carlos II había comprado esta zona del parque durante su reinado para poder moverse entre Hyde Park y St. James’ Park sin dejar de pisar suelo real. En la actualidad los límites entre ambos parques se desdibujan, de hecho, es probable que si entras por Green Park acabes en St. James’ Park sin darte cuenta.

Este segundo parque tiene mucho más encanto. Sin ir más lejos, se trata del parque real más antiguo de Londres y cuenta con 3 palacios a su alrededor: Westminster, actualmente el Parlamento; el palacio de St James y, como no, el Buckingham Palace.

La historia de St Jame’s Park es curiosa ya que en el pasado había sido una zona pantanosa. Posteriormente pasó a albergar un hospital de leprosos hasta que un rey decidió adquirir los terrenos para aumentar las dimensiones de su coto de caza. ¿Adivinas cuál? Sí, este no fue otro que el mismísimo Enrique VIII. De hecho, el palacio de St. James es en realidad un pabellón de caza construido durante su reinado.

Hoy en día podemos disfrutar con su espectacular lago artificial repleto de toda clase de aves, aunque como ocurre en casi cualquier parque de Londres, los cisnes son los dueños y protagonistas del lugar.

Richmond Park; un espacio donde disfrutar de la vida salvaje en plena ciudad

Se trata del parque de Londres menos céntrico de todos los que he hablado en este post, aunque creo que su belleza bien merece una visita. Es el más grande de los parques reales y debe su nombre a su cercanía con la ciudad de Richmond.

Para hacernos una idea de su inmensidad, solo decirte que es el segundo parque urbano más grande de Europa, siendo tres veces mayor que el mismísimo Central Park de la eterna ciudad de Nueva York. En total cubre unas 955 hectáreas, aunque técnicamente no es un parque como tal sino más bien una Reserva Natural.

Como el resto de Parques Reales de Londres este también era originariamente un coto de caza. De hecho, el lugar está protegido porque aún conserva parte de su fauna salvaje, siendo los ciervos el atractivo más llamativo de este espacio.

Mi recomendación si quieres disfrutar de los animales que habitan en el parque es que vayas un día de buen tiempo, ya que con las lluvias tan habituales de este país es probable que te encuentres con que estos animalitos se han escondido.

Hay muchas sendas para hacer a pie o incluso en bici. Como ya podrás imaginar, es complicado ver todo el parque en un solo día debido a sus enormes dimensiones.

Aquí también encontrarás el King Henry’s Mond, un pequeño montículo donde se dice que Enrique VIII esperó durante la decapitación de su segunda esposa Ana Bolena.

Otros puntos importantes que no te puedes perder son los Kew Gardens, el Richmond Bridge, la Ham House, el Hampton Court Palace y el Marble Hill House.

Por si fuera poco, en este mastodóntico parque también podrás admirar algunos de los robles más antiguos del país. Toda una delicia para los amantes más acérrimos de la naturaleza.

Esta ha sido mi selección de los mejores parques de todo Londres. Ten en cuenta que existen muchísimos más que también pueden resultar bastante interesantes. Sin embargo, creo que estos son los más bellos e imprescindibles si no dispones de mucho tiempo para explorar la ciudad.

Si tienes alguna duda o propuesta no dudes en dejármela en los comentarios:)

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *