Camboya,  VIAJES

Mondulkiri y Ratanakiri: una ruta por el Este salvaje de Camboya

¿Eres de esos viajeros intrépidos a los que les encanta la aventura? ¿cuando visitas un país no te conformas con conocer tan solo los detalles más superficiales del mismo? ¿Vas a viajar a Cambodia y estás buscando una experiencia de 360º lo más completa y emocionante posible? Entonces te recomiendo al 100% que marques en tu ruta estos dos lugares: Mondulkiri y Ratanakiri, que junto a la zona de Kratie, te mostrarán la cara más auténtica y tradicional de Camboya.

Pero antes de nada, algunas advertencias antes de decantarte por estos destinos:

  • Estas zonas están bastante alejadas de lo que conocemos por civilización. Su acceso por carretera es complicado (caminos con muchas curvas) con lo que los alimentos se suelen transportar vía aérea, lo que obviamente, los encarece.

  • No hay muchos alojamientos.

  • Visitar esta zona solo es recomendable si te gusta conocer a fondo todos los detalles de la cultura de Camboya, tienes un presupuesto acomodado (no es necesario que seas rico, con que no vayas con un presupuesto ajustado será suficiente) y tiempo para visitarlo.

  • A diferencia de ciudades como Phnom Penh o Siem Reap, aquí te va a ser imposible encontrar cocina no-tradicional, así que olvidate por completo de comer comida occidental como hamburguesa o pasta a la boloñesa.

  • Esta zona tiene un riesgo de malaria y dengue bastante alto, con lo que es recomendable protegerse con vacunas, pastillas o repelente para mosquitos.

  • Mi recomendación es pasar 2 o 3 noches en cada lugar.

Sin más dilación, vayamos a explorar la parte escondida y desconocida de este hermoso país.

Mondulkiri:

La provincia de Mondulkiri (o Mondol Kirí), está situada al noreste del país haciendo frontera con Vietnam. Aunque la mayor parte de la población camboyana proviene de la etnia jemer (o khmer) en aproximadamente un 90%, en la zona más rural constituye una minoría. En esta zona se mezclan una multitud de etnias distintas, apodadas “tribus de las montañas” en la que predomina la etnia Pnom.

Nuestro viaje a esta provincia partió desde la ocupada ciudad de Phnom Penh. El recepcionista del hotel nos recomendó una de las pocas compañías de autobuses que viajaban a Mondulkiri llamada Virak Buntham que nos costó 13$ por persona, con un trayecto de unas 6 horas. Antes de nada, varias advertencias sobre esta compañía:

  1. Van exageradamente rápido. Podéis comprobarlo en la multitud de malas opiniones que tienen en internet. En este trayecto, el conductor iba tan rápido que a cruzarse un perro en una zona más o menos urbana, no pudo esquivarlo ni frenar y lo atropelló, dejándolo ahí en la carretera abandonado. Para nosotros fue una experiencia sumamente desagradable. El problema es que no hay muchas compañías que realicen este trayecto, con lo que casi seguro que tendrás que contratarlos.

  2. Los precios de los trayectos no son iguales para los turistas que para los locales, nosotros pagamos muchísimo más, pero es lo que hay.

  3. El trayecto se realiza en una mini van con aire acondicionado. Por lo menos es un medio bastante cómodo y estarás más fresquito que en un bus convencional.

Todos los transportes van a la capital San Moronom, donde están los alojamientos para los turistas y de donde parten la mayoría de sus actividades.

¿Qué podrás hacer en Mondulkiri?

  1. Deleitarte con sus bellas cascadas: esta zona cuenta con varias impresionantes cascadas, pero quizás dos de las más conocidas y hermosas sean Bou Sra y Chrey Thom. En la mayoría de excursiones y trekkings van incluidas las visitas a una de estas dos cascadas.

  2. Visitar las aldeas étnicas: en esta zona podrás ver la Camboya más real y rural, lo cual es totalmente increíble y una experiencia única en la vida. Hay varias aldeas tradicionales alrededor donde habitan tribus la etnia Po. Igual que en el caso anterior, las excursiones de 1 día suelen incluir estas visitas.

  3. Hacer trekking por la selva: está zona selvática es uno de los mejores lugares para hacer trekking. Caminando entre su frondosa vegetación te sentirás como un auténtico aventurero.

  4. Ver a los elefantes: muchos de los elefantes que antaño habitaban esta zona, acabaron por desaparecer debido a las numerosas guerras que este país ha sufrido. No obstante, aún tienes la oportunidad de visitar algunas de las familias que viven en la selva con sus elefantes. Puede parecerte más o menos ético que estas personas se apropien de un animal salvaje, pero esta es una realidad en Camboya. Aunque hay varias organizaciones que se dedican a rescatar a elefantes que son explotados, aún quedan algunos elefantes que viven con sus mahout en la selva. Si los visitas, tendrás la oportunidad de alimentar y bañarte con el elefante (no montarlo). Sé que este asunto es muy controvertido, pero después de una conversación con un local me di cuenta que en el tema de los elefantes en el sudeste asiático la cosa es más complicada de lo que puede parecer a priori.

    Unos cachorritos que encontramos en la selva.
    Cascada en la selva de Mondulkiri.
    Trekking por la selva.

    Trekking por la selva.

Nosotros nos decantamos con una actividad que englobara todo esto y contratamos una excursión en nuestro propio hotel (del que ahora os hablaré), con un hombre que vivía en una aldea cercana. Este pueblerino llevaba la escuela del pueblo; una pequeña casa donde profesores voluntarios daban clase a los niños de la zona. Además, realizaba excursiones que incluían trekking, visita a los elefantes, baño en una cascada, visita a la aldea y además, una rica y tradicional comida, que en nuestro caso consistió en pollo de corral (de la propia aldea) y pescado procedente directamente del río donde nos bañamos. Lo cocinaron todo ante nosotros en una hoguera, junto a unas verduras hervidas dentro de un bambú.

Tengo que decir que dejando a un lado la terrible tormenta que nos pillo en la selva, la experiencia fue muy bonita y agradable y sin duda acabó siendo uno de los mejores momentos de todo el viaje.

Alojamiento en Mondulkiri:

Aunque hay varios hostales y albergues en San Monorom, nosotros nos decantamos por un hotel más cómodo para nuestra estancia en Mondulkiri llamado Mayura Hill Resort.

¡Recibe hoy tu guía!

Aunque el sitio está alejado del centro del pueblo, cuando contrates las actividades te recogerán en el lugar y ellos mismos cuentan con una furgoneta para llevarte y recogerte de la estación de autobuses. Cuando queríamos ir hasta el pueblo, lo hacíamos con una bicis que podías coger (gratis) en el propio hotel y en 10 minutos estábamos ahí.

Mayura Hill Resort
Mayura Hill Resort

El alojamiento consiste en varios bungalows, tienen una piscina muy chula y se incluye el desayuno. La noche ronda los 70€, no es de lo más económico, pero sí bastante confortable teniendo en cuenta que nos encontrábamos en una zona selvática. Para reservar puedes hacerlo desde Booking o directamente en su página web.

Un apunte extra sobre la zona: ¡existe una pizzería en Sen Monorom buenísima! Los precios son bastante económicos y aunque sirven algo lento, sin duda merece la pena. El lugar se llama Monorom Pizza.

Ratanakiri:

Esta fue nuestra segunda parada durante el tour por el salvaje este de Camboya. Como con el anterior trayecto, nos tocó volver a viajar con Virak Bunthang. El precio fue de 10$ cada uno, y aunque en esta ocasión no tuvimos ningún accidente, el viaje fue igualmente aterrador.

A Ratanakiri también se le conocen como las Tierras Rojas, en cuanto pongáis un pié allí entenderéis porqué. Ya que sí, la tierra es roja y es muy probable que vuestros zapatos y ropas acaben por teñirse de este color cuando estéis algunos días por allí.

Si en Mondulkiri habíamos encontrado a pocos turistas, en Ratanakiri aún hay menos. Recuerdo que los niños y muchos adultos incluso nos miraban extrañados mientras nos paseábamos por Banlung, la capital de este provincia.

Qué actividades podrás hacer en Ratanakiri:

Las actividades que podéis llevar a cabo son bastante parecidas a las de Mondulkiri:

  1. Visitar sus hermosas cascadas: aunque esta zona está repleta de bellas cascadas escondidas en sus frondosas selvas, las tres más conocidas son Cha Ung, Katieng y Kachang. Puedes organizar excursiones desde los propios hoteles, pero prepárate para rascarte la cartera ya que las actividades en estos lugares son bastante caras.

  2. Bañarte en el lago Yeak Laom: se trata de un lago volcánico ubicado a tan sólo 5 kilómetros de Banlung. Situado en un cráter volcánico de más de 4.000 años de antigüedad, cuenta con una profundidad de 48 metros y está rodeado por una espesa vegetación. Un plan perfecto para pasar un caluroso y húmedo día en la zona este de Camboya.

  3. Ver los poblados étnicos de los alrededores: al igual que Mondulkiri, esta provincia también alberga una gran variedad de etnias. Podrás visitar algunos poblados por tu propio pie, mientras que para otros es bastante recomendable contratar una excursión.

Alojamiento en Ratanakiri:

Banlung tampoco dispone de muchos alojamientos. No obstante, sí que es cierto que algunos de ellos son muy muy bonitos y lujosos, lo que contrasta muchísimo con la humildad del propio pueblo. El pasado colonial de Camboya ha dejado como legado algunos edificios increíblemente esplendorosos, entre los que destaca el hotel Terres Rouges.

La piscina del hotel Terres Rouges en Ratanakiri.
Hotel Terres Rouges en Ratanakiri.
Los jardines del hotel Terres Rouges en Ratanakiri.

El hotel consta de un recinto con unos hermosos y radiantes jardines, además de varias edificaciones que sirven como alojamiento para los viajeros. Su edificio principal, donde se ubica el restaurante y la recepción, es absolutamente majestuoso. El material que predomina por encima de todo es la madera. Su piscina es enorme (y además teníamos la suerte de que nunca había nadie). Los bungalows eran bastante grandes y contaban con ducha y una enorme bañera de piedra.

La bañera del Terres Rouges.

El precio por la habitación rondaba los 60€ y puedes reservar desde su sitio web o en Booking.

Si por el contrario prefieres algo más económico, también podrás encontrar algunos hostales y albergues bastante decentes.

Resumiendo, esta parte del viaje es imprescindible para todos aquellos aventureros a los que les encante conocer los lugares que visita en profundidad. No obstante, si estás poco tiempo en el país o no estás seguro de que este tipo de actividades sea lo tuyo, te recomiendo que te centres en conocer Siem Reap, Angkor y la capital, Phnom Penh.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *