Camboya,  Capitales,  VIAJES

Guía completa de Phnom Penh

(Esta guía está en constante amplización. Si tienes alguna información de utilidad sobre la ciudad déjame un comentario. Tu aportación será más que agradecida).

Phnom Penh, la capital de Camboya, fue la segunda parada de nuestro viaje por este maravilloso país. Nuestras primeras impresiones al llegar a esta ajetreada ciudad nos dejaron una sensación de que a pesar de ser mucho más avanzada que su otra “gran” urbe, Siem Reap, estaba significativamente menos avanzada que otras grandes capitales del sudeste asiático como Bangkok o Kuala Lumpur. Sin embargo, esto no es bueno ni malo, simplemente es un reflejo de lo que vivió este país durante su reciente historia, y en parte, un país tan rural tiene su encanto, ya que siempre será mucho más auténtico.

Mi recomendación es pasar aquí entre 2 y 3 noches. No tiene demasiados puntos de interés, pero si es un lugar clave para conocer más acerca de la historia de Camboya y su gente. Creo que es una visita imprescindible si viajas a este país.

Qué ver en Phnom Penh:

  1. Palacio Real: Esta es sin duda la atracción estrella de la ciudad. El palacio real es un conjunto de edificios amurallados construidos en el año 1866 como residencia para los reyes de Camboya. Antes de ir allí, me informé bastante acerca de si valía la pena pagar los 6,5$ de entrada. En las opiniones vi que si lo visitabas, lo más recomendable era cogerse un guía para entender bien la arquitectura del lugar, lo que en total sale por 10$. Por otra parte, parecía que el sitio no era realmente tan interesante, sobre todo si vienes de otros países como Tailandia repleto de palacios y templos mucho más espectaculares y con tarifas más económicas que el Palacio Real. Finalmente, y sobre todo porque coincidimos con una época festiva en la que el Palacio Real estaba cerrado al público, decidimos ver los edificios desde fuera dando un paseo, lo que para nosotros fue más que suficiente. Si haces un viaje a Camboya y uno de tus pocos destinos es Phnom Penh, entonces sé que te lo recomiendo. Pero ten claro que no va a ser nada espectacular ni una visita memorable como puede ser la de Angkor.

  2. Museo Nacional: Con el Museo Nacional pasa más o menos igual que con el Palacio Real: si no te coges una guía no vas a poder sacarle todo el jugo a la visita. El precio es de 10$. El principal encanto de este museo es que te permite entender mejor la arquitectura e historia de Angkor, así que es recomendable haber visitado o visitar en un futuro este complejo histórico para poder tener un conocimiento más completo. La estética del edificio en sí mismo es espectacular.

  3. Wat Phnom: Este templo, cuyo nombre literal significa “pagoda en la montaña”, es la joya de Phnom Penh y un lugar muy respetado para los budistas de la ciudad. La leyenda cuenta que una viuda llamada Daun Penh, caminaba por el lugar cuando se topó con un árbol Koki, en cuyo interior se encontraban 4 estatuas de buda. Con la intención de proteger este tesoro tan preciado, construyo una pagoda en la cima de una pequeña montaña artificial fabricada por los propios habitantes de Phnom Penh. El lugar es simplemente espectacular, ubicado en un precioso y cuidado parque en un lugar elevado de la ciudad. Lo que más me gustó fueron las escaleras que suben al templo, como podéis ver en esta foto, son bastante fotogénicas. Sin duda, me parece un punto de interés imprescindible si visitas la capital de Camboya.

  4. Tuol Sleng s-21: Esta sin duda, fue una de las visitas que más me marcaron en todo el viaje, ya que me ayudó a conocer de una forma mucho más profunda la historia de Camboya. No me voy a extender demasiado en explicar los puntos que llevaron a este país a vivir una dictadura y un exterminio que acabó con el 25% de la población, ya que para ello prefiero escribir un post individual porque me parece un tema muy interesante que merece una explicación y reflexión más profunda. Pero el museo del s-21, es el lugar ideal para empezar a comprender su historia.

    El s-21 era antiguamente una escuela que el ejército de los Jémeres Rojos, una organización instaurada por le régimen de Pol Pot, usaba para encarcelar, interrogar, torturar y finalmente matar a los enemigos de la revolución. La prisión era secreta y se estima que por sus celdas pasaron más de 14.000 personas, de las cuales tan sólo se conocen 12 supervivientes. El lugar es impresionante y escalofriante a la misma vez. No es tanto lo que verás, como lo que sentirás. Te recomiendo al 100% que te cojas la audioguía, porque es eso realmente lo que marcará la diferencia y te hará sentir sensaciones y emociones muy fuertes. La verdad es que la visita me sorprendió bastante y la recomiendo encarecidamente. No quiero explicaros demasiados detalles acerca del lugar, para que descubráis la historia de esta prisión en primera persona. Por otra parte, si sois personas muy sensibles o que no os gusta demasiado conocer los aspectos históricos de un país, creo que no deberíais visitar la S-21. El precio de de la entrada es de 7$ con audioguía incluida.

  5. Centros comerciales: Phnom Penh tiene varios centros comerciales, algunos de ellos muy interesantes. No encontré demasiadas gangas para comprar, pero sí cuentan con restaurantes y lugares bastante apetecibles para comer. Mis preferidos fueron Sorya Center Point y Aeon Mall.

  6. Mercados:Los mercados de Phnom Penh no son de los más interesantes de Asia, no obstante, tiene 3 que merecen una pequeña visita:

      • Mercado Central: el edificio es de lo más estético. En su interior puedes encontrar toda clase de cosas: comida, souvenirs, ropa, zapatos… Como he dicho, para ser un mercado central no me pareció demasiado interesante, pero merece la pena acercarse para dar un paseo.

      • Mercado Nocturno: es un mercado bastante pequeño y sinceramente, no tiene nada que ver con los mercados nocturnos que vi en Tailandia, como por ejemplo el de Chiang Mai. En estos lugares se suele comer bastante bien, pero este no fue nuestro caso. No se si escogimos mal el puesto, pero tuvimos una experiencia bastante desagradable. Los noodles de pollo sabían bastante a pescado, porque seguramente habían cocinado algo de marisco anteriormente, lo que es bastante desagradable para una persona como yo a la que no le gusta nada el pescado. El “pollo” no parecía pollo como tal, ni cerdo ni ternera, así que decidí no comérmelo. Una advertencia para los viajeros: la carne de perro en Camboya es algo muy habitual y que se usa mucho en puestos callejeros, así que andad con ojo. Por último, compramos unos fritos que no sabían nada bien, en parte porque parecía que el aceite lo hubiesen usado y reusado multitud de veces.

      • Russian Market: Me da pena no haber podio ir al Russian Market, pero estaba alejado del centro y no nos dio tiempo. De todas maneras, es un punto de interés mu popular entre los turistas.

Transporte:

Cómo llegar a Phnom Penh:

Sin duda, la mejor forma para llegar a Phnom Penh es en avión. Hay vuelos desde casi cualquier punto de Asia (si vienes de otro país de la zona) y desde algunos países de Europa. Si ya estás en el país, hay vuelos desde Siem Reap y Sihanoukville. El aeropuerto está bastante alejado del centro de la ciudad, con lo que tendrás que contratar los servicios de un taxi, tuk-tuk o moto para que te lleven. No te preocupes, no será difícil encontrar transporte. En cuanto salgas, una multitud de conductores te asaltarán para que los escojas a ellos. Te recomiendo que regatees el precio. Nosotros acabamos pagando 12$ por un tuk tuk para llegar a un punto bastante alejado de la ciudad.

Otra opción es llegar a través de un crucero por el Mekong, desde otros puntos de Camboya o incluso del país vecino, Vietnam.

Por último, hay numerosas líneas de buses que conectan tanto los puntos importantes de Camboya como algunas capitales asiáticas importantes como Bangkok. Esta es la opción menos recomendable ya que mi experiencia con los conductores de Camboya no fue demasiado agradable.

Cómo moverse por Phnom Penh:

Existen 3 tipos de transportes en esta ciudad: el taxi, el tuk-tuk y las motos. Las motos es la opción más económica, siempre y cuando viajes solo. Si sois 2 o más, lo mejor es coger un tuk-tuk, pero no olvides acordar el precio del trayecto antes de iniciar la carrera. Algunos de ellos cuentan con un taxímetro, pero es raro que de buenas a primeras te lo pongan si no se lo pides.

¡Recibe hoy tu guía!

Dónde dormir en Phnom Penh:

En Phnom Penh podrás encontrar un amplio abanico de opciones para dormir, algunas a precios muy económicos. La media de precios de la ciudad es la siguiente:

  • Económico (Guesthouse – hoteles 1-2-3 estrellas sencillos): desde 5€ a 20€ la noche.

  • Medio (hoteles 3-4 estrellas de más calidad): desde 20€ hasta 50€ la noche.

  • Costoso (hoteles de 4-5 estrellas de gran calidad): desde 40€ hasta 200€ la noche.

En Phnom Penh me alojé en 3 hoteles distintos, todos del grupo maads.asia, que tiene unos alojamientos increíbles en todos los rincones del país. Estos son el TeaHouse, el Pavilion y el Mekong Floating Bungalows. Hablaré de cada uno de ellos en posts individuales .

Dónde comer en Phnom Penh:

Como siempre intentamos ahorrar dinero en comida, nunca solemos ir a restaurantes. Pero eso en Asia no es problema, ya que allí existe una fuerte cultura de comer fuera de casa (concretamente en la calle) y las opciones son múltiples y muy económicas.

Los lugares más habituales donde encontrar comida callejera son los mercados. Los platos suelen ser bastante baratos (entre 1-3$) y van desde arroz frito, curries y noodles de todo tipo.

Uno de nuestro descubrimientos para comer fue el centro comercial AEON. A parte de estar repleto de cadenas de comida de todo tipo, también contaba con una zona especial en la planta baja donde había islas de mini-restaurantes con distintos tipos de comida, asiática, occidental, e incluso, ¡sushi! Además, El centro comercial ponía a disposición de los clientes un montón de mesas y sillas para sentarse a comer, con lo que podías coger platos de distintas islas y sentarte donde quisieras. Quizás aquí los platos eran un poco más caros (de 2$ a 4$) pero la calidad y las medidas higiénicas estaban bastante más aseguradas.

Consejos para el viajero:

  • Muchos de los principales puntos de interés están en el centro. Si tienes tu hotel por esta zona (el TeaHouse y el Pavilion están en el centro), podrás llegar prácticamente a todos estos puntos andando, con lo que te ahorrarás bastante dinero en tuk-tuk’s y taxis.

  • Como ya te he mencionado anteriormente, hay que andarse con ojo con la carne que te dan en los puestos callejeros. Comer carne de perro es algo habitual en Camboya y es parte de su cultura gastronómica con lo que hay que respetarlo. Aunque nos parezca una idea horrible que se coma al mejor amigo del hombre, en España es costumbre comer carne de conejo y en Estados Unidos esto se ve como una salvajada. En los restaurantes se anuncia este tipo de carne como “special meat”, pero en ocasiones te pueden vender gato por liebre, o más bien, perro por pollo en algunas paraditas.

  • Acuerda siempre el precio de la carrera antes de subirte. Los conductores de tuk-tuk y taxi no son tontos. Siempre van a intentar cobrar más a los turistas, ya que saben que nuestro nivel de vida es mucho más alto. En parte es algo que me parece bien, pero tampoco hay que dejarse tomar el pelo. En ocasiones los conductores pueden pedirte precios alarmantemente altos. En la mayoría de hoteles existen una lista de precios aproximados para llegar a los principales puntos de interés de la ciudad. Si no recuerdo mal, el precio oscilaba alrededor de 1$/km. Para saber siempre exactamente a dónde vas, te recomiendo que uses el GPS de tu móvil con una tarjeta SIM camboyana (son bastante económicas y te salvarán de más de un apuro).

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *